Tag Archive | "autoanticuerpos"

Lupus


El lupus se desarrolla cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error los propios tejidos de éste en vez de protegerlos de los invasores externos. Las proteínas inmunológicas llamadas autoanticuerpos atacan diferentes partes del cuerpo y provocan inflamación y daño de los tejidos en las articulaciones, la piel, los riñones, el sistema nervioso (cerebro, médula espinal y nervios), la sangre, el corazón, los pulmones, el sistema digestivo y los ojos. Los autoanticuerpos también pueden fijarse a químicos del cuerpo y formar moléculas anormales llamadas complejos inmunológicos que desencadenan inflamaciones y lesiones adicionales cuando se depositan en varios órganos y tejidos.

La causa exacta del lupus continúa siendo un misterio, aunque los científicos están investigando diferentes posibilidades y creen que varios factores podrían influir en el desarrollo de la enfermedad. Los investigadores creen que pueden estar comprometidas las hormonas ya que el 90% de todos los pacientes son mujeres, generalmente en edad fértil. El lupus tiende a aparecer en familias, de manera que los factores genéticos pueden influir también. Hay indicios de que la enfermedad puede ser más frecuente en personas con descendencia africana, India-Americana, antillana y china. Algunos investigadores creen que la causa del lupus puede ser un virus u otro tipo de infección en personas susceptibles a la enfermedad.

Esta enfermedad es relativamente rara y afecta a menos de una de 2.000 personas. El nombre científico de la enfermedad es lupus eritematoso sistémico o LES.

En algunas personas, el lupus sólo causa una enfermedad leve, pero en otras causa complicaciones potencialmente mortales. Los síntomas tienden a aparecer y desaparecer. Los períodos de síntomas intensificados se llaman brotes y los períodos de disminución de síntomas se llaman remisiones. Los brotes pueden deberse a diferentes factores como exposición al sol, infección, medicamentos y posiblemente el embarazo, pero a menudo, ocurren sin ninguna razón aparente.

El lupus tiene el potencial de afectar varias partes del cuerpo, de manera que provoca una amplia variedad de síntomas como:

  • Malestar general (náuseas)
  • Fiebre
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Dolor muscular, con dolor e inflamación (hinchazón) de las articulaciones (coyunturas)
  • Salpullido (erupción) en forma de mariposa en las mejillas y el puente de la nariz, llamado salpullido malar
  • Foto-sensibilidad de la piel (un salpullido más extendido y síntomas parecidos a los de la gripe posteriores a la exposición a la luz del sol)
  • Caída del cabello
  • En alrededor del 20% de los pacientes, un salpullido discoide que aparece como placas rojas firmes y redondas con bordes elevados
  • Ulceras dolorosas en la boca, la nariz y las áreas genitales

Otros síntomas posibles del lupus incluyen:

  • Síntomas neurológicos (dolores de cabeza, convulsiones, problemas para pensar o accidente cerebral)
  • Síntomas psiquiátricos como la psicosis, un estado durante el cual ocurren alucinaciones
  • Problemas cardíacos (ritmo cardíaco anormal, insuficiencia cardíaca, inflamación del músculo o revestimiento del corazón)
  • Síntomas pulmonares, especialmente pleuritis, la cual causa una respiración dolorosa
  • Pérdida de la visión
  • Dolor o hinchazón en una extremidad debido a la trombosis (coágulos de sangre anormales)

Algunas personas desarrollan una forma de lupus que involucra sólo a la piel, llamada lupus cutáneo o lupus eritematoso discoide. Existe otra forma de lupus que se desarrolla después del uso de ciertos medicamentos (lupus inducido por medicamentos) como la procainamida y la hidralazina. Si bien el lupus inducido por medicamentos puede causar salpullidos, artritis o fiebre que parecen ser similares a la forma sistémica del lupus, tiende a ser más leve.

Si su médico sospecha que usted tiene lupus, le pedirá que se realice un análisis de sangre para detectar un tipo de anticuerpo, llamado anticuerpo antinuclear (ANA), que la mayoría de las personas con lupus tienen en la sangre. Sin embargo, debido a que a veces la prueba de ANA puede ser positiva en personas que no tienen lupus, es probable que le pida que se haga otros análisis de sangre para la detección de otros tipos de anticuerpos. No se puede diagnosticar lupus sólo en base a la prueba del ANA.

Los criterios de lupus incluyen lo siguiente:

  • Salpullido malar
  • Salpullido discoide
  • Foto-sensibilidad
  • Ulceras en la boca y la nariz
  • Artritis
  • Pericarditis, confirmada por un examen físico o un electrocardiograma (ECG), o pleuritis, confirmada por hallazgos físicos o una radiografía de tórax
  • Trastorno del riñón, confirmado por niveles altos de proteína en la orina u otras anormalidades específicas de la orina, especialmente glóbulos rojos que indican inflamación en el riñón
  • Trastornos neurológicos, como convulsiones o psicosis (una enfermedad psiquiátrica seria)
  • Trastorno sanguíneo, por ejemplo, niveles anormalmente bajos de glóbulos rojos (anemia), glóbulos blancos (leucopenia) o plaquetas (trombocitopenia)
  • Trastorno inmunológico: se determina por el hallazgo de ciertos anticuerpos en la sangre, que pueden incluir una prueba positiva de anti-ADN de doble cadena: una prueba positiva de anticuerpos anti-Smith; una prueba positiva de sífilis aunque usted no tenga sífilis o una prueba positiva de anticuerpos antifosfolípidos (un anticuerpo relacionado con el aborto o coágulos de sangre).
  • Una prueba de ANA positiva

El lupus es una condición (crónica) de larga duración, aunque puede haber períodos en los cuales la enfermedad está relativamente inactiva o incluso completamente silenciosa. La mayoría de las personas con lupus tienen una duración de vida normal. Sin embargo, la expectativa y la calidad de vida varían mucho según la severidad de la enfermedad. La enfermedad cardiovascular, incluyendo los ataques cardíacos, es más frecuente en las personas con lupus.

Posted in Su Salud A-ZComments (0)